El Propoleo

Rate this item
(17 votes)

Beneficios del propóleo de abeja para la salud

Combate el cáncer

Uno de sus beneficios del propóleo más sorprendentes es que posee propiedades antitumorales y anticancerígenas. Hasta la actualidad se conoce más de 300 estudios científicos que se centran en los propóleos y el tratamiento del cáncer.

Todos ellos parecen coincidir indicando que son 2 polifenoles los que le otorgan este beneficio y son el CAPE y la ARTEPILLIN C. Científicos creen que esta capacidad para prevenir el cáncer es debido a su capacidad para inhibir la síntesis del ADN en las células tumorales, así como también a su capacidad para inducir la apoptosis (muerte celular programada) de las células tumorales.

Según un estudio hecho en el 2016 en la región norte de Tailandia por la Universidad Chiang Mai donde se evaluó los extractos de propóleo y el crecimiento de células cancerosas. Dio como resultado que todos los extractos de propóleo tenían una fuerte actividad antioxidante, así como también una alta composición en compuestos fenólicos y flavonoides.

En general, los extractos de propóleos mostraron tener una actividad anticancerígena que incluso extendió el tiempo de supervivencia de aquellos animales que sufrían de tumores.

A partir de estos resultados, es evidente que los extractos de propóleos se pueden considerar como un agente obtenido naturalmente extremadamente útil en el tratamiento del cáncer.

Ayuda en el resfriado común y dolores de garganta

Estudios científicos como el hecho por el Institute of Virology han demostrado que los extractos de propóleos pueden ayudar a prevenir e incluso reducir la duración del resfriado común. Este estudio administró extracto de propóleo acuosa a un grupo de niños durante toda la estación fría. La dosis diaria exacta no se da a conocer pero los niños que fueron tratados con propóleos tuvieron menos resfriados con síntomas agudos o crónicos. Además no hubo ninguna intoxicación por su utilización.

En otro estudio un grupo recibió el extracto de propóleo de abeja mientras sufrían de resfriado común, liberándose más rápidamente de los síntomas a comparación con el grupo placebo. En concreto sus síntomas se fueron hasta dos veces y media más rápido que los sujetos que tomaron un placebo.